Serie TV: “Miami Medical”. Muerta antes de nacer (o casi)

July 4, 2012 in SERIES TV

Escrito por José Marín (JMR)

Miami Medical es una serie que iba para serie grande, un cruce entre “Urgencias” y… y no sé muy bien qué. Se trata de una serie creada por Jeffrey Lieber que es guionista, entre otras cosas, de “Perdido” (“Lost”). Se estrenó en la primavera de 2010 y sólo tuvo 13 capítulos. Y visto lo visto, mejor que fuera así y que no le dieran una segunda oportunidad.

La serie contaba como protagonistas con Jeremy Northam, Mike Vogel (el guaperas), Lana Parrilla (la minoría, en este caso hispana) y Elisabeth Harnois, la chica joven y atractiva que tiene que demostrar lo que vale.

Miami Medical contaba con la producción de Jerry Bruckheimer (que se merece un estudio a fondo por su trabajo en televisión) y Warner Bros Television. Pesos pesados para una producción de factura impecable con mucho de “C.S.I.” en la fotografía y en el acabado estético. Los exteriores de Miami podrían valer tanto para esta serie como para “C.S.I. Miami” pero mientras que en la franquicia policial tienen un peso dramático en Miami Medical no dejan de ser simples transiciones entre secuencias.

La serie se situa en la ciudad de Miami, en un hospital con una sección de urgencias (urgentísimas) más cerca del siglo XXII pasado por un van der Rohe futurista que de un hospital actual por moderno que sea. Pero toda la cuestión estética no tiene ninguna importancia ni perjudica a la serie, se trata de un sello de la factoría Bruckheimer televisión (¿he escrito ya que este señor necesita ya  mismo un estudio de su trabajo para la televisión?).

Lo que realmente mataba la serie

Lo que realmente liquida a esta serie es su falta de alma, su falta de definición, de ser. Está vacía. Los personajes son estereotipos. Los casos se desarrollan indefectiblemente según el manual de escritura rápida de capítulos de series de 42 minutos a la americana (en su versión más limitada y aburrida). Ninguno de sus protagonistas resulta atractivo, o sea, nadie engancha y  nadie tira de la serie.

Un error imperdonable

Y lo que es un error que no merece ni el menor de los perdones: no hay ni un solo malo. Ni un solo personaje digno de ser odiado. Ni si quiera hay un personaje egoísta, mezquino, desquiciado o un poco, aunque sólo sea un poco, envidioso o inseguro o salido… nada de nada. Todos los personajes son blancos, blandos, sin sal, sin alma. Personajes con buenas intenciones, muy profesionales, casi infalible,  buena gente, buen rollistas… así no hay manera. Así no puede gustarle a nadie.

El Doctor Matthew Proctor, el recién llegado, el nuevo, el extraño, el desconocido, el enigmático interpretado por Jeremy Northam es un modelo de manual de lo que es intentar construir un personaje interesante que se queda en apuntes de un estudiante de guión no muy dotado. Tanto es así que Northam un actor sólido y competente da la sensación de que no se lo cree, en muchas ocasiones parece que está en el plano mientras su cabeza está en otra parte (tal vez en el guión de su siguiente trabajo).

M.M.S. Miami Medical Scene (podría ser su nombre también)

No pasó de la primera revisión

El principal problema de la serie es que nadie creyó realmente en ella. Es como si hubieran hecho una faena para salir del paso, para cubrir el expediente, para suspender el examen de ingreso en el Colegio Oficial de Series de Prime Time. Una serie sin vida, sin posibilidades de sobrevivir, un aborto al que mantienen con vida en la incubadora aunque todos saben que no merece la pena ni la electricidad que cuesta mantener encendido el aparto.

¡Quién lo va a escribir!

¿Merece la pena ver la serie Miami Medical? No. Ni si quiera para los fans más viciosos de las series de médicos, ni si quiera para admirar su “look”, ni si quiera para ver la sonrisa de Mike Vogel… Tal vez, si me apuráis, sólo merezca la pena estudiarla cuando alguien escriba de una puñetera vez un estudio sobre el trabajo de Jerry Bruckheimer en televisión…


Miami Medical: Mike Vogel por TVGuide

___________________________________________________________________________________________________

VÍDEO DESTACADO Kdamos?

Capítulo 3 completo. Proyecto Kdamos? 20120413-pK

Para ver todos los vídeos en Youtube.

Para ver todos los vídeos en Dailymotion.

Para ver todos los vídeos en Dalealplay.

Para ver todos los vídeos en Vimeo.

Para conocer toda la historia de Troglo.

_____________________________________________________________________________

Spot muy cinematográfico de Jaume Balagueró: Doble o Nada

April 19, 2012 in SPOT - PUBLICIDAD

Doble o nada (#dobleonada) es un spot dirigido por Jaume Balagueró para la marca de cervezas Voll-Damm. Ya está disponible en YouTube en una versión de 1 minuto.

Este spot dirigido por Balagueró para Villarrosàs es un trabajo realizado con muchos medios, podemos hablar de una gran producción para un spot de ámbito nacional, variedad de localizaciones, abundante producción, efectos, muchos actores… y que sigue la estela de uno anterior de Voll-Damm.

Las situaciones que se suceden son de lo más “cotidianas”: un boxeador instantes antes de salir, unos jugadores de rugby en el vestuario antes del partido, un saltador apunto de hacer el salto desde la azotea de un rascacielos en Hong Kong o una ciudad así de cosmopolita, personas corriendo en un laberinto de contenedores en un puerto, un bombero apunto de intervenir en un juego, una periodista en plena escaramuza en una guerra… acciones por lo demás, cotidianas paras casi todos.

 En plena acción

Se trata de una sucesión de planos con el mismo encuadre, en los que pasamos por diferentes situaciones al corte imprimiendo un ritmo vigoroso pero ordenado. Menos en el primer plano, donde vemos a un boxeador de frente, el punto de vista del resto de las acciones es unos metros por detrás de los protagonistas pero acompañándoles en la acción. No podemos ver sus caras pero sí que estamos inmersos en la acción, en ese momento que les define y en el que hay que dar lo mejor de uno mismo.

En el spot se suceden las acciones paralelas hasta un punto de inflexión, en el que todo se para y con un elegante movimiento de cámara vamos desde la parte de atrás del actor hasta un lateral para ver cómo disfruta de la cerveza, aquí el montaje es descriptivo para poder seguir la acción de tomar la cerveza (chica incluida). Después de ese primer (y único) trago, de esos instantes de calma en los que descubrimos al hombre que hay en cada una de esas situaciones, volvemos a la acción y la resolución de las acciones paralelas que han planteado en la primera parte del spot.

Spot con mucho cine

El aspecto del spot es plenamente cinematográfico; con algunos momentos que nos recuerdan a algunas películas… Todo tiene un punto que nos remite a Scorsese (¡alabado sea el Señor!). Todo el spot rezuma cine.

Spot enérgico y potente pero controlado y entendible. Una apuesta de calidad por parte de Voll-Damm. Tenemos interés por saber si habrá más vídeos, si habrá nuevas versiones o si la campaña vendrá con nuevas acciones.

Detrás de las cámaras: spot Doble o (casi) nada

Vamos a la página de  Voll-Damm y encontramos algo de material que acompaña al spot, al vídeo; se trata de unas fotografías de rodaje, pero nada más. Poco para lo que podría ser. No sabemos si la cosa se quedará aquí o sabrán sacarle más partido a una apuesta importante con es Balagueró y este spot tan contundente.

Un detalle: el texto escrito

El vídeo “Doble o Nada” en Youtube va acompañado con la transcripción del texto de la voz en off que podemos oír en el spot. Se trata de una elección interesante para hacer énfasis en lo que se dice cuando en la mayoría de los casos de spots y vídeos es algo que queda disminuido por el poder de la parte visual.

Como si se tratara de un poema o la letra de una canción, el texto aporta más información a la campaña audiovisual. Ser uno mismo, ser consecuente hasta el final, sentirse satisfecho con uno mismo y con la forma de ser de cada uno. Discurso del spot, de la campaña que es apuntalado con el texto que no pocos se pararán a leer.